Conoce las 5 etapas para conformar un equipo de trabajo exitoso

Conoce las 5 etapas para conformar un equipo de trabajo exitoso

Lo lees en 5 min.

Conoce las 5 etapas para conformar un equipo de trabajo exitoso

Hoy más que nunca, para que las organizaciones funcionen en el contexto actual, deben lograr un verdadero cambio cultural. Para ello, es fundamental conformar equipos de trabajo exitosos capaces de cumplir sus objetivos y metas.

Uno de los pilares más importantes de cualquier organización son sus equipos de trabajo, y la calidad de la colaboración entre ellos es fundamental para enfrentar los cambio. Sea cual sea nuestro rol en el equipo, debemos tener claro que es muy difícil tener un buen nivel de colaboración y desempeño desde el principio y, por lo tanto, el manejo de expectativas de todos los miembros es muy relevante.

Aunque pueda parecer evidente, cuando trabajamos en un equipo, muchas veces se nos olvida que además de realizar nuestras tareas individuales, para alcanzar nuestros objetivos debemos trabajar en conjunto con otras personas, lo que implica adaptarnos a todas las virtudes y complejidades que cada uno de nosotros tiene.

¿Quieres adquirir las claves para ejercer un buen liderazgo? Conoce nuestro microcurso de Liderazgo Efectivo y convierte en el líder que tu equipo necesita.

¡Conoce acá el microcurso en Liderazgo Efectivo!

¿Cómo conformar un equipo de trabajo efectivo?

Crear un equipo requiere tiempo, pues sus miembros atraviesan diferentes etapas mientras pasan de ser un montón de extraños a un grupo unido con metas en común.

El Modelo de desarrollo de equipos de Bruce Tuckman contempla 5 etapas, en las que se muestra la secuencia de la conformación de un equipo de trabajo:

1. Formación (Forming)

Es la primera etapa en la formación de un equipo, en la que cada uno de los miembros se vuelve consciente de los otros pero la confianza aún no está desarrollada, por lo que es difícil abordar y tomar decisiones.

El líder del proyecto es necesario para dirigir al equipo y dar a conocer los objetivos del proyecto, así como también para distribuir los roles de los integrantes. 

Una buena forma de iniciar la primera reunión de cualquier equipo de trabajo es saludando a las personas que conoces, y presentándote a las que no. Esta es una dinámica que no toma mucho tiempo, pero que permite crear los primeros vínculos entre el equipo, logrando así bajar la tensión.

2. Enfrentamiento / Conflicto (Storming)

El equipo comienza a trabajar hacia una actualización de los objetivos del proyecto. Aquí es donde los conflictos empiezan debido a la divergencia de opiniones y a la competencia.

El rol del líder del proyecto se vuelve importante en esta etapa para detectar los conflictos y actuar de mediador si fuese necesario.

3. Normalización (Norming)

La comunicación y confianza han aumentado entre los colaboradores, por lo que a partir de este punto son capaces de resolver sus conflictos, pues son más cooperadores para alcanzar los objetivos del proyecto.

El desempeño del equipo mejora ahora que son capaces de reconocer quién es el más capaz para realizar determinadas tareas; y el líder del proyecto asume un rol de soporte, sin la necesidad de controlar todos los detalles del proyecto como en las etapas tempranas.

4. Desempeño (Performing)

El desarrollo y la colaboración del equipo para alcanzar los objetivos del proyecto aumenta, porque entiende su propósito y objetivos.

Dada la autonomía que alcanza el equipo, el rol del líder se vuelve más de supervisión y soporte.

5. Finalización / Disolución (Adjournment)

Es la etapa menos explorada del modelo, pero es cuando el equipo termina su objetivo inicial y cierra sus tareas. Hay una sensación de felicidad por terminar, pero a la vez la pérdida de amistades puede generar algo de depresión.

En esta etapa se vuelve a planificar y reflexionar sobre las labores cumplidas y las metas alcanzadas.

La conformación de equipos es un proceso y sucede antes de poder empezar a crear valor. Es por ello que el primer desafío de la cultura ágil moderna es, tal como plantea Joshua Kerievsky, “hacer que la gente sea genial”. Para esto, es clave fomentar la colaboración dentro de los equipos

Cuando los líderes se concentran en hacer a la gente genial, cada uno de los miembros del equipo ayuda a entregar valor al producto o servicio que están creando, lo que a su vez los hace sentir enormemente valorados. Siempre vamos a querer formar equipos que se sientan así, pues de esta manera van a confiar en el líder y sus lineamientos.

Muchos estudios han demostrado que si dedicamos tiempo a desarrollar nuestros equipos, evaluando su funcionamiento y expandiendo sus habilidades, los miembros se sentirán comprometidos y se transformarán en un equipo de alto desempeño. Trabajar como un equipo, donde se ocupan las fortalezas individuales y se confía en cada integrante, aumentará la productividad, la motivación y el crecimiento.

“La cultura ágil” nos invita a intentar aunque la primera vez no todo sea perfecto, pues esto nos ayudará a intentar, aprender, volver a intentarlo y volver a aprender siempre comenzando con el usuario. 

¡Adquiere nuevas herramientas para ejercer un liderazgo acorde a la nueva realidad! Conoce nuestro microcurso de Liderazgo Efectivo y convierte en el líder que tu equipo necesita

microcurso-liderazgo-efectivo

Categoría: Liderazgo


Publicado el 03 03 2022
contario DEJA UN COMENTARIO