OMS: El COVID-19 ha interrumpido la atención de los servicios de salud mental justo ‎cuando más se los necesitaba

¿Cómo ha interrumpido el COVID-19 la atención de la salud mental?

Lo lees en 4 min.

¿Cómo ha interrumpido el COVID-19 la atención de la salud mental?

“¿Cómo ha cambiado su salud mental y emocional desde el comienzo de la pandemia hace aproximadamente un año?” Esta fue la pregunta que buscó responder el estudio “Un año del Covid-19” (1), de la consultora internacional Ipsos. En promedio, un 45% de los adultos declararon que su salud mental y emocional ha empeorado.

De un total de 30 países, Chile se posiciona con el segundo porcentaje más alto en relación a esta percepción, con un 56%, siendo superado solo por Turquía (61%). No obstante, solamente un 27% considera que su salud mental ha empeorado desde comienzos del 2021.

Mientras que una investigación, realizada en abril pasado, de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) en conjunto con la Universidad Católica, concluyó que un 32,8% de los encuestados presentó síntomas que se asocian a problemas de salud mental (2), 6 puntos más que la medición anterior, realizada en noviembre del 2020.

Además, 45.9% de las personas consideran que su estado de ánimo actual es peor o mucho peor, si se compara con su situación anterior a la crisis sanitaria. Con respecto a la depresión, un 46,7% sospecha que presenta síntomas suaves a severos.

Revisa en el siguiente enlace nuestro nuestro Diplomado en Manejo de Situaciones Críticas en Salud Mental, certificado por la Universidad de los Andes.

Conoce el Diplomado en Manejo de situaciones críticas en salud mental

Al respecto, Ariane Dekock, directora del Diplomado en Manejo de Situaciones Críticas en Salud Mental, impartido por la Universidad de los Andes en conjunto con eClass, señala que “el cuidado de la salud mental en Chile ha sido un tema poco visibilizado en general y este contexto de pandemia ha mostrado la importancia de cuidarla tanto como la salud física. Los equipos de salud están haciendo un esfuerzo enorme para cumplir con su trabajo y, en muchos casos, esto ha significado un costo personal y emocional que tiene repercusiones en su salud mental”.

Servicios de salud a prueba

A pesar de que las cifras ya eran considerables desde antes de la pandemia (15,8% presentaba sospecha de depresión, según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017), solo el 38,5% de quienes eran diagnosticados recibían algún tipo de atención mental (3). Una situación que se podría haber visto aún más dificultada durante la crisis sanitaria, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El COVID-19 ha ‎venido a interrumpir la atención prestada por los servicios de salud mental esenciales de todo el mundo justo ‎cuando más se los necesitaba”, ‎señaló ‎Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. Estas declaraciones se enmarcaron en la presentación de un estudio realizado en 130 países (4), el cual detectó lo siguiente:

Pese al complejo escenario, en la Asamblea Mundial de la Salud, realizada en abril de este año, la OMS señaló que los países están reconociendo cada vez más la importancia de la salud mental: “Durante la pandemia se ha duplicado el número de países que cuentan con una plataforma multisectorial de coordinación para prestar apoyo psicosocial y de salud mental en emergencias humanitarias”.

Al respecto, Dekock concluye: “El desafío principal es que los profesionales de la salud tengan las capacidades técnicas y herramientas para atender y contener las necesidades de salud mental de la población en general, manteniendo un buen nivel de bienestar emocional personal en el proceso”.

Revisa en el siguiente enlace nuestro Diplomado en Manejo de Situaciones Críticas en Salud Mental, certificado por la Universidad de los Andes. Descarga el programa, conoce nuestra oferta ¡y conviértete en el profesional que las instituciones de salud necesitan!

diplomado-en-manejo-de-situaciones-críticas-en-salud-mental

Categoría: Gestión de Salud


Publicado el 16 08 2021
contario DEJA UN COMENTARIO