¡Kanban! Implementa esta útil herramienta y únete a la agilidad

Kanban: ¿Qué es y cómo funciona esta metodología?

Lo lees en 3 min.

Kanban: ¿Qué es y cómo funciona esta metodología?

¿Sabes en qué consiste el método Kanban? Revisemos a continuación cómo unirte a la agilidad utilizando esta novedosa metodología.

¿Qué es Kanban y para qué sirve?

Kanban (sistema de tarjetas), de origen japonés, es una metodología visual de gestión de procesos que permite controlar el flujo de producción mediante el uso de tarjetas.

Esta técnica ideada por Taiichi Ohno, padrino de Toyota Production System (TPS), ayuda a prevenir el desperdicio de la sobre producción mediante la gestión visual, detectando así retrasos en el proceso e identificando cuando estos están produciendo más de lo necesario.

El Método Kanban, formulado por David J. Anderson, es un sistema pull que toma el trabajo, o “lo arrastra”, desde el proceso anterior cuando otro trabajo se completa. Esto marca la diferencia de un sistema basado en planificación de la producción, donde el trabajo es asignado, es decir, “empujado” (push).

¿Quieres saber qué es Kanban y para qué sirve? Revisa a continuación las claves para entender esta metodología.

¡Únete a la agilidad! Conoce nuestro Curso de Metodologías Ágiles y lleva a la práctica proyectos exitosos.

Conoce nuestro Curso Agilidad: Scrum + Kanban

¿Cómo funciona Kanban?

Este método consta de las siguientes 6 prácticas generales:

1. Visualizar el flujo de trabajo

Hacer visible el flujo es la base que ayuda a comprender cómo avanza el trabajo. Para esto, se utilizan columnas con nombre que representan estados o etapas del proceso, de esta forma se muestra claramente dónde está cada elemento en el flujo de trabajo.

2. Limitar el trabajo en progreso

Limitar el Work in progress (WIP) o trabajo en curso consiste en asignar límites concretos a la cantidad de elementos que pueden estar en progreso en cada etapa del flujo de trabajo.

3. Gestionar el flujo

Es necesario supervisar, medir y reportar el flujo de trabajo de cada etapa. Así se podrá evaluar y buscar mejoras para implementar en el proceso de producción.

4. Hacer explícitas las políticas

Este tipo de políticas son un “contrato” que indican cómo gestionar y definir un proceso que va más allá de la definición del flujo.

5. Implementar ciclos de retroalimentación o feedback

Sin duda, los ciclos de retroalimentación en el trabajo ágil apuntan a alcanzar una mejora continua. Mientras en Scrum la retroalimentación está presente en casi todos los eventos, en Kanban existen 7 instancias utilizadas para el feedback.

6. Mejorar de manera colaborativa, evolucionar experimentalmente

La premisa de Kanban es comenzar con la organización tal como está. No apunta a hacer mejoras desde el inicio, ni tampoco hay un punto final, permitiendo que se puedan experimentar mejoras de manera continua. 

El Método Kanban usa un panel que permite visualizar el sistema de flujo. En él los elementos de trabajo fluyen a través de varias etapas de un proceso. Cada etapa es representada por columnas ordenadas, por lo general de izquierda a derecha.

Los elementos de trabajo y tareas son escritos en notas adhesivas que equivalen a las tarjetas. Pese a que existen softwares que apoyan esta actividad se recomienda el uso de autoadhesivos, fomentando de esta forma que todo el equipo participe.

¿Te gustaría comenzar a practicar la agilidad? Conoce nuestro Curso de Metodologías Ágiles y adquiere las claves para desarrollar proyectos exitosos junto a tu equipo.

Conoce nuestro Curso Agilidad: Scrum + Kanban

Publicado el 26 12 2022
contario DEJA UN COMENTARIO