Capacítate en Finanzas y genera una estrategia efectiva en tu empresa

Capacítate en Finanzas y genera una estrategia efectiva en tu empresa

Lo lees en 3 min.

Capacítate en Finanzas y genera una estrategia efectiva en tu empresa

Conocer las ventajas competitivas de la compañía te permitirá proyectar el futuro de la empresa, y decidir el camino que deben seguir para alcanzar los objetivos planteados. ¡Capacítate en finanzas y genera una estrategia efectiva en tu empresa!

¿Cómo formular la estrategia adecuada para poder cumplir con los objetivos propuestos? Para empezar debes tener claro cuál es el entorno competitivo en que se mueve tu empresa, y cuáles son las fortalezas y debilidades de la compañía.

Una buena estrategia te permitirá potenciar las ventajas competitivas de la empresa, es decir, todo aquello que diferencia a la compañía de sus competidores, y que la hace más atractiva para los consumidores o clientes. 

¿Quieres adquirir las herramientas necesarias para convertirte en un profesional preparado para nuevos desafíos? Conoce en el siguiente enlace nuestros Diplomados en el área de Negocios y Finanzas. Descarga el descriptor y obtén la certificación de eClass Academy en una modalidad 100% Online.

Conoce nuestros Diplomados en el área de Negocios y Finanzas

Ventajas competitivas

Las ventajas competitivas son el punto diferenciador a la hora de elegir una estrategia que se adapte a la realidad de la compañía. Algunas características de una empresa que pueden convertirse luego en una ventaja competitiva son:

  • Contar con profesionales altamente calificados.

  • Tener una orientación exclusiva al cliente.

  • Poseer cualidades superiores de producto o servicio.

  • Ser el productor de bienes y servicios de menor costo o tener una marca potente y respetada por los consumidores.

De igual forma, para que una ventaja competitiva sea realmente efectiva debe ser:

  • Única.

  • Posible de mantener.

  • Netamente superior a la competencia.

  • Aplicable a variadas situaciones del mercado.

Según Michael Porter, experto en economía empresarial de la Universidad de Harvard, hay dos tipos básicos de ventajas competitivas para una empresa: liderazgo de costo o diferenciación. 

Además, para lograr el desempeño sobre el promedio en un sector industrial es necesario tener en cuenta el enfoque de esta ventaja.

Liderazgo de costo

Consiste en competir a través de precios más bajos, por lo tanto, se busca reducir al máximo los costos de producción. Se trata de una de las posiciones de mayor riesgo, ya que los esfuerzos están concentrados en una guerra de precios y requiere de altos sacrificios internos.

Diferenciación

Ésta tipo se concentra segmento específico con alto valor agregado. La empresa busca enfocarse en sus clientes y compite en base a características únicas reconocidas por los consumidores, como:

  1. El conocimiento del consumidor.

  2. La imagen de la empresa.

  3. La satisfacción de una necesidad específica.

  4. La calidad en el servicio.

  5. La presentación.

  6. La distribución.

  7. La facilidad en el uso del producto.

  8. El status que ofrece el producto.

Enfoque

El enfoque consiste en dirigir la mirada o los objetivos de la compañía a mercados más especializados. En pocas palabras, la compañía persigue ser la mejor en un segmento o grupo de segmentos, fragmentando el mercado en nichos en función, por ejemplo, del nivel económico, educativo, rango de edad, zona geográfica, entre otros.

¿Qué estrategia competitiva puedes elegir?

Una vez elegida la estrategia genérica, se puede elegir la estrategia competitiva. Estas pueden ser:

  • Crecimiento concentrado: Concentrarse en un solo producto que ha sido exitoso.

  • Desarrollo de mercado: Agregar nuevos clientes al mercado, a través de sucursales, franquicias o expansiones.

  • Desarrollo de productos: Desarrollar nuevos productos para los mercados existentes.

  • Innovación: Crear productos nuevos o introducir mejoras sustanciales a los que existen.

  • Integración horizontal: Adquirir negocios diferentes, pero relacionados con el mercado actual existente para reducir la competencia.

  • Integración vertical: Tiene que ver con el desarrollo de canales de distribución o una red de proveedores internos.

  • Inversión conjunta: Asociarse con otra empresa, aprovechando las fortalezas mutuas, para desarrollar un nuevo producto o un nuevo mercado.

  • Diversificación concéntrica: Adquirir o crear organizaciones que son compatibles con la actual organización en cuanto a la tecnología, mercado o producto.

  • Repliegue: Reducir los gastos e incluso la presencia en el mercado para revertir la tendencia negativa de las utilidades.

  • Desinversión: Es la venta o clausura de un segmente de negocios de la organización, que no sea prioritario, para concentrarse en otros de mayor potencial.

  • Liquidación: Venta de la organización o cierre.

Es importante que junto a estas estrategias logres identificar las oportunidades y amenazas que enfrenta la empresa. Esto te ayudará a tener mayor certidumbre de los procesos de cambios externos y su injerencia en el desarrollo de la organización, permitiendo orientarla y dirigirla mejor hacia un crecimiento inteligente y sostenido. 

Para que la estrategia sea exitosa, además de ser consecuente con los objetivos de la empresa, debe ser realizable con los recursos existentes (económicos, humanos, gerenciales, de investigación y desarrollo, entre otros) y tener en cuenta los problemas y oportunidades potenciales del medio ambiente.

¡Adquiere nuevas herramientas y prepárate para impulsar tu carrera! Conoce en el siguiente enlace nuestros Diplomados en el área de Negocios y Finanzas. Descarga el descriptor y obtén la certificación de eClass Academy en una modalidad 100% Online.

diplomados-en-negocios-y-finanzas

Publicado el 23 11 2021
contario DEJA UN COMENTARIO