Capacítate y fija metas exitosas para en tus equipos

Capacítate y fija metas exitosas para en tus equipos

Lo lees en 5 min.

Capacítate y fija metas exitosas para en tus equipos

Un equipo eficaz y de alto rendimiento es aquel que logra coordinar de manera óptima el trabajo de cada uno de sus miembros, obteniendo el máximo rendimiento. Esto le permite funcionar de manera fluida y coordinada alcanzando las metas y objetivos propuestos.

Esto no sucede de manera casual o espontánea. Es necesario intencionar este proceso y trabajar por él.

Cada persona tiene talentos distintos y es trabajo del líder poder identificarlos, ubicarlos en el rol correcto y desarrollarlos. Para llevar a cabo este propósito, se necesita lo mejor de cada integrante. 

Además de ello, es importante de motivar a las personas para que quieran, por sí mismas, realizar su tarea encontrándole un sentido y una visión mucho más amplia y abundante de lo que está realizando.

De esta manera, y en la medida que cada persona de lo mejor de sí mismo al equipo, se conseguirá tener un equipo comprometido que se moverá para buscar la excelencia y el logro de los objetivos, obteniendo un rendimiento colectivo muy superior a la de sus integrantes por si solos. 

¿Quieres adquirir las herramientas necesarias para convertirte en un buen líder? Conoce en el siguiente enlace nuestros Diplomados en el área de liderazgo. Descarga el descriptor y obtén la certificación de eClass Academy en una modalidad 100% Online.

Conoce nuestros Diplomados en el área de Liderazgo

Querer y saber qué se va a lograr

Para conseguir un equipo eficaz y de alto rendimiento, es importante que todo el equipo esté convencido de lo que están haciendo y para qué lo están haciendo. Los equipos de alto desempeño se mueven por sí mismos guiados y motivados por la visión que se quiere alcanzar, y es el líder quien está llamado a influir en las personas para que ellas mismas tengan la convicción de trabajar por la meta común.

Saber exactamente qué es lo que se trata de lograr es clave como punto de partida. 

Cuando las personas no están convencidas de qué es lo que se quiere lograr, no tienen claro tampoco qué es lo que se espera de ellas o para qué están haciendo lo que están haciendo, entonces se pierden y desmotivan. Esto hace que las capacidades individuales se vayan desaprovechando poco a poco, impactando negativamente en el rendimiento del equipo completo.

Muchas veces en este escenario los equipos se desarman, lo que obliga a las empresas a estar en una búsqueda constante de nuevas personas, lo que significa un arduo trabajo para el líder, además de los recursos de tiempo, dinero y energía que esto implica.

Para conseguir un equipo eficaz y de alto rendimiento, es importante que todo el equipo esté convencido de lo que están haciendo y para qué lo están haciendo.

En este sentido, el análisis de 5 C puede resultar de gran ayuda para el líder al momento de saber exactamente qué es lo que se busca lograr y las acciones claves para llegar a ellas. Esta herramienta la puede trabajar el líder con el equipo completo, con cada uno de sus miembros por separado o bien cada miembro del equipo por sí mismo.

Algunos ejemplos de preguntas con las que el líder puede trabajar esta herramienta con cada uno de sus miembros son:

Para que esta herramienta facilite el entendimiento de cada persona respecto a la meta a lograr, es importante que se genere un ambiente de confianza, para poder entender en qué posición se encuentra la persona. Por el contrario, cuando las preguntas son realizadas de manera directa y sin un contexto adecuado, éstas pueden generar ciertos sentimientos de control o amenaza que bloquearán el buen entendimiento y la comunicación. 

Aún sabiendo esto, establecer metas no siempre es fácil, por eso es importante que el líder tenga en cuenta los siguientes pasos para que las metas a fijar sean compartidas por todos los miembros del equipo: 

  • Permitir que los empleados propongan sus propias metas y revísalas:

Para el colaborador, tener la posibilidad de crear sus propios objetivos, es mucho más motivador que recibir metas propuestas por otras personas, que muchas veces no conocen el ritmo de trabajo y la carga laboral de cada uno.

Para el líder, es mucho más efectivo pedir a cada uno de los miembros del equipo que desarrolle sus objetivos para luego evaluarlos, complementarlos y aprobarlos.
  • Asegurarse que los miembros del equipo puedan controlar las metas:

Es importante que el líder esté seguro que las metas propuestas son alcanzables. No es bueno fijar objetivos que no se puedan cumplir, ya sea por falta de recursos, porque estén fuera de su alcance o dependan de un tercero y de la situación del mercado, ya que es muy desmotivador.

  • Saber que las metas son medibles:

Los miembros del equipo deberían establecer metas al menos de forma mensual, aunque es igualmente válido hacerlo en un periodo semanal o incluso a diario. Lo importante es que cada meta esté sujeta a un período de tiempo específico.

Igualmente, estas metas deben poder medirse con métodos claros y determinados con anterioridad. De no cumplirse esto, ni el líder ni su equipo sabrán si están cumpliendo con lo que se espera de ellos, lo que puede afectar su motivación y disminuir la moral.
  • Establecer metas de distinto tamaño:

Tanto el líder como los colaboradores, deben establecer metas grandes, para alcanzarse en el largo plazo, así como también metas pequeñas que se puedan conseguir en poco tiempo, es decir, que sean mínimos pasos para lograr algo enorme.

Por ejemplo, un profesor podría fijarse la meta de que sus alumnos salgan leyendo perfectamente a final de año. Para lograrlo, podría intentar enseñarles a sus alumnos un par de letras cada mes y así lograr su objetivo final.

Cuando se definen metas alcanzables, los empleados se mantienen enfocados en su trabajo, motivados y con mayor productividad.
  • Impulsar el reconocimiento grupal:

El líder debe reunir a su equipo cada mes para exponer y discutir sobre las metas que han sido alcanzadas durante los últimos 30 días, cómo estuvo el desempeño de cada uno y qué se espera para el próximo mes.

Este tipo de reuniones ofrecen un espacio de retroalimentación y colaboración positivas, el que sirve para que los miembros del equipo mejoren su desempeño y obtengan la satisfacción de compartirlo con el resto del equipo.
  • Permitir que los empleados vean resultados en tiempo real:

El equipo debe poder ver los resultados de sus metas por lo menos de forma semanal. Al hacer esto, les permitimos visualizar su progreso y, por lo tanto, los cambios que son necesarios para conseguir objetivos de más largo plazo.

No permitirlo, es como que un jugador de fútbol no conociera el marcador hasta el final del partido. Por otra parte, mostrar los resultados da la oportunidad de cambiar su comportamiento, estrategia o desempeño antes de llegar a un triste final.

¡Adquiere nuevas herramientas y conviértete en el líder que toda empresa necesita! Conoce en el siguiente enlace nuestros Diplomados en el área de Liderazgo. Descarga el descriptor y obtén la certificación de eClass Academy en una modalidad 100% Online.

Nueva llamada a la acción

Categoría: Liderazgo decision


Publicado el 18 02 2021
contario DEJA UN COMENTARIO