Conoce las técnicas para el manejo del estrés laboral

Escrito por: Mariana - Experta en desarrollo de carrera - eClass

Profesionalmente, el entorno nos exige cada vez más, sometiéndonos a infinidad de situaciones que ponen a prueba nuestra capacidad de respuesta. En el siguiente artículo, conoce las técnicas para el manejo del estrés laboral y logra superarlo sin morir en el intento.

¿Compromisos laborales? ¿Responsabilidades en casa? ¿Conflictos interpersonales? Nuestra respuesta a cualquier aspecto de nuestras vidas, que percibimos como un reto o amenaza, se conocen como estrés.

Y aunque son muchas las causas que detonan esta respuesta fisiológica del organismo, es un hecho que repercute en nuestro modo de pensar, sentir y comportarnos durante el día a día.

¿Quieres adquirir las herramientas necesarias para triunfar en el área de Recursos Humanos? Descarga gratis en el siguiente enlace una extracto de clase del Diplomado en Gestión del Capital Humano, certificado por eClass Academy.Descarga gratis la clase y obtén nuevas herramientas en RRHH

¿Sabes qué causa el estrés laboral?

El estrés laboral se produce debido a una excesiva presión que tiene lugar en el entorno de trabajo. Para entenderlo un poco más, de acuerdo a los expertos, los estresores pueden ser clasificados según diferentes criterios:

Estresores relativos a la organización

  • Jornada de trabajo: rotación de turnos, trabajo nocturno y alargamiento de la jornada, entre otros.

  • Promoción y desarrollo de la carrera profesional.

  • Comunicación y participación.

Relaciones interpersonales.

Estresores relativos a la tarea

  • Carga de trabajo excesiva o insuficiente.

  • Ritmo de trabajo.

  • Contenido de la tarea (sentido del trabajo).

  • Conflicto o ambigüedad de rol.

  • Control sobre la tarea (nivel de autonomía) y grado de supervisión.

Estresores relativos al entorno físico

  • Condiciones ambientales (iluminación, ruido y temperatura).

  • Otras condiciones físicas del lugar de trabajo.

  • Exposición a contextos físicos peligrosos.

Como consecuencia, estos estresores pueden ser la razón de que las personas sientan que no pueden hacer frente adecuadamente a las exigencias del entorno, o a las impuestas por sí mismo, amenazando su propio bienestar. 

Consecuencias del estrés laboral

Y es que el estrés laboral tiene la capacidad de afectar tanto al bienestar, o la salud (física, psíquica o social) del trabajador, como al desarrollo de su trabajo. Lo que termina afectando directamente a la empresa, sufriendo:

  • Mayor grado de absentismo (tramitación de bajas).

  • Abandono del puesto de trabajo (búsqueda de personal suplente, coste económico para la empresa) o aumento de peticiones de cambio de puesto.

  • Deterioro del clima laboral.

  • Descenso del rendimiento, la productividad o la calidad de productos y servicios de la empresa. Aumento de accidentes laborales.

  • Aumento de la ineficacia y la descoordinación.

  • Descenso de la satisfacción por parte de los clientes.

La autonomía para tomar decisiones y la oportunidad de desarrollarse profesionalmente, como también el apoyo de compañeros, superiores y de la propia empresa, harán que exista un mayor o menor riesgo de que el trabajador acabe desarrollando estrés. 

4 técnicas para Manejar el Estrés

Si quieres reducir los efectos negativos del estrés laboral, aquí tienes 4 técnicas que podrán ayudarte a afrontar de una mejor manera el desafío:

1. Equilibrar los hábitos de alimentación

La alimentación es fundamental para controlar los niveles de estrés en el organismo. Cuando una persona sufre estrés suele saltar de una actividad a otra, y no respeta los tiempos de comida ni lleva una dieta equilibrada. Más bien ingiere rápidamente cualquier cosa para volver al trabajo.

Entonces, ¿cómo puedes equilibrar la alimentación? La cantidad de alimentos y calorías que se consume debe ser proporcional al esfuerzo que se va a realizar, por lo que es necesario tener en cuenta las necesidades que requerirá tu cuerpo a lo largo del día.

2. Mejorar la calidad del sueño

El papel del sueño también es importante para una recuperación física y psíquica. Además, estudios recientes indican que durmiendo se asimilan todos los aprendizajes del día. Para mejorar la calidad del sueño puedes:

  • Intentar llevar horarios regulares de trabajo, comida y sueño durante por lo menos seis días (tiempo en el que el cuerpo se acostumbra a un ritmo).

  • No tomar sustancias estimulantes ni tranquilizantes por lo menos unas 5 horas antes de ir a dormir.

  • Intentar relajarse una hora antes de ir a la cama (tomar un baño caliente o escuchar música tranquila).

  • No realizar antes de dormir actividades que requieran mucho esfuerzo físico o intelectual.

  • No utilizar la cama para trabajar, sino que solo para dormir.

3. Realizar ejercicio físico

En la actualidad cada vez es más común llevar una vida sedentaria. Lamentablemente, la pandemia y el teletrabajo aumentaron estas estadísticas, por eso la actividad física se ha vuelto cada vez más importante para mejorar los niveles de estrés, ya que:

  • Protege al cuerpo de las enfermedades, aumenta el tono muscular, previene posibles lesiones y, además, evita el sobrepeso.

  • Aumenta la sensación de bienestar físico y psicológico por la liberación de endorfinas (sustancias que se encuentran en el cerebro y que provocan la sensación de bienestar).

  • Se descarga la adrenalina acumulada durante el día.

  • Es una forma sana de divertirse y ayuda a dejar a un lado los problemas.

Con el tiempo, notarás progresivamente los efectos positivos del ejercicio: más vitalidad, una figura más definida y una mayor tranquilidad.

4. Evitar el consumo de sustancias tóxicas

El consumo de sustancias tóxicas para el organismo favorece el aumento del estrés, ya que el cuerpo se encuentra forzado a reaccionar por encima de sus posibilidades y de una forma antinatural.

En general, en momentos de estrés suelen tomarse:

  • Sustancias que ayudan a mantener el ritmo: café y tabaco.

  • Sustancias que relajan de tanta tensión: alcohol o tranquilizantes.

Aléjate de estas fuentes de estrés, y busca otro tipo de tareas o actividades que te entreguen la misma sensación de una manera más natural.

El ejercicio puede ser un gran estimulante, y aprender técnicas de relajación, como el mindfulness, yoga o pilates puede ayudarte a liberar la tensión.

Debes entender que el estrés es un sentimiento normal, lo que debemos mejorar es nuestra manera de enfrentarlo. Por eso, tener a la mano las mejores técnicas para hacerlo puede ayudarte a mejorar tu vida y tu entorno laboral al mismo tiempo.

Hoy más que nunca el área de Recursos Humanos tiene un rol fundamental en toda empresa. Aprende más sobre esta interesante temática descargando el extracto del curso Gestión del Talento Humano, de nuestro Diplomado en Gestión del Capital Humano. ¡Adquiere nuevas herramientas y anímate a seguir perfeccionando tus conocimientos!

Nueva llamada a la acción

Artículos destacados

| consideracion |

10 Principios básicos de la Higiene Industrial: Una Guía introductoria

Ver más
| consideracion |

Estrategias efectivas para el liderazgo en la era digital

Ver más
| consideracion |

5 Claves para liderar proyectos en la Era del Teletrabajo y la Transformación Digital

Ver más

¡Suscríbete a nuestro newsletter!