El nuevo líder organizacional

El nuevo líder organizacional

LIDERAZGO

El nuevo líder organizacional


Lo lees en 3 min.

Por ello, el verdadero líder es sólo el que se desenvuelve en tres escenarios:
organizaciones, equipos y personal. Estas áreas conforman las tres dimensiones de liderazgo existente: la estratégica, la interpersonal y la individual.

Steve Jobs, Barack Obama, Gandhi, Juan Pablo II, John Lennon, entre otros, son –o han sido- grandes líderes de la historia reciente; personas capaces de llenar estadios, movilizar masas, levantar empresas y administrar las emociones y las conductas de las personas hacia un sentido o propósito en común.

Ellos son o fueron líderes, no porque hayan nacido con la facultad de liderar grupos, sino porque han sido capaces de inspirar y movilizar a sus empresas, sus equipos y a sí mismos; porque han sabido ir más allá de los negocios, los mercados y la propia coyuntura. Porque, en definitiva, han tenido una comprensión holística del entorno y de las redes humanas.

Estos líderes se hicieron en la práctica continua del liderazgo, en cada movimiento. Un líder no nace, se hace y se forma en la medida que ejerce acciones de liderazgo. Una actividad compleja que implica aprender a gestionar una empresa, un equipo y, aunque parezca raro, a uno mismo.

Si quieres profundizar sobre lo que significa el liderazgo en sí y cómo aplicarlo a la gestión de tu empresa, te invitamos a revisar en nuestra web los cursos de los diplomados en Liderazgo y Gestión de Equipos de Alto Desempeño y Desarrollo de Habilidades Directivas, ambos certificados por la U. Adolfo Ibáñez.

Tipos y niveles de liderazgo

1. Liderazgo estratégico:  se aplica a nivel de gestión de empresa, por lo tanto, se relaciona con nuestras capacidades organizacionales. Se trata de una "forma de pensar"; que ejercitamos todo el tiempo para interpretar las señales del cambio y adaptarnos en un entorno cambiante, con el fin de mantenernos fieles a lo que somos y queremos ser. Vale decir, a la visión que en primer lugar tiene la empresa, nuestro sentido y propósito.

Cuando se pierde el verdadero norte de una organización, se toman decisiones y tácticas que terminan llevando a la empresa a malos resultados. Hay que entender que la rentabilidad es para las empresas como el aire para el ser humano: es esencial para mantener la vida, pero no es el sentido de la misma. Es un componente clave aunque está muy lejos de ser su razón de ser.

En esta línea, el liderazgo en la organización consiste en revisar y
sostener constantemente el sentido de la empresa y, al mismo tiempo, transformar los objetivos estratégicos en algo real para ganar en el entorno competitivo. Es hacer que las cosas ocurran, llevando la estrategia y su forma de ejecución a toda la organización. Esta responsabilidad de los líderes organizacionales, toma forma en la bajada de la estrategia hacia acciones y comportamientos concretos de los empleados.

En síntesis, las responsabilidades de los líderes estratégicos son: encarnar y sostener el sentido (el para qué); definir el qué (la misión y los objetivos estratégicos); organizar el cómo (los planes estratégicos y operativos) y monitorear la ejecución de esos planes.

2. Liderazgo interpersonal: A nivel de los equipos de trabajo, se aplica el liderazgo interpersonal, entendido como la capacidad de abastecer al equipo de las condiciones organizacionales necesarias para el buen desempeño de su trabajo. Estas condiciones son de tres tipos:

  •  Condiciones de resultados: comunica los resultados esperados y meta organizacional. Determina el sentido de urgencia, los indicadores medibles que darán cuenta de los resultados y la exigencia. Genera el necesario nivel de tensión para movilizar hacia los resultados.

  •  Condiciones emocionales: modela y establece la emoción organizacional predominante del equipo. Su responsabilidad será crear un el clima positivo dentro de un equipo y una vinculación activa y frecuente entre los colaboradores dentro de un tono emocional marcado por la confianza y la apertura.

  • Condiciones de aprendizaje: fomenta el desarrollo de las competencias técnicas y personales de sus colaboradores, entendiendo que su rol- como líder- es administrar el aprendizaje permanente de las personas. Lo esencial del líder interpersonal son sus competencias relacionales, la capacidad de producir coordinaciones de personas y equipos para orientarlos a las metas de la empresa. Su manejo técnico es de buen nivel, aunque no es lo distintivo.

 3. Liderazgo individual: es entendido como la capacidad de gestionarme para evolucionar en mis competencias personales y crecer como persona. El liderazgo interpersonal se construye sobre el liderazgo individual, pues la positividad que requieren los equipos para alcanzar sus resultados, emana de cómo la persona es y vive su vida.

Doy lo que soy y nadie da lo que no tiene. Las personas le otorgan poder y credibilidad a un jefe cuando encarna lo que dice en su vida personal, y ello es resultado de una gestión del sí mismo activa y consciente. No podré ser líder de otros, si no soy líder de mí mismo. Según el cargo que ocupemos en una empresa tendremos exigencias de liderazgo estratégico, interpersonal o ambos, y estos tipos de liderazgos, se anclan y fundan en el liderazgo individual.

¿Te pareció interesante lo leído? Este contenido pertenece a un extracto de la clase El Líder 3.0 de nuestro curso de Liderazgo certificado por la Universidad Adolfo Ibáñez. Si quieres tener más información, deja tus datos en el siguiente link y nos contactaremos contigo.

Contáctate con nuestro equipo
Descarga-ebook-ventas-gratis

ARTÍCULOS DESTACADOS